Un cubrebocas con enfoque social y sin riesgo de uso inadecuado hecho en México.

Pensando principalmente en el tema del impacto ambiental y agregando también el enfoque incluyente, un equipo de investigadores, creativos y con mentes innovadoras trabajan en un ambicioso proyecto relacionado con la pandemia y no precisamente ambicioso por tratarse de lo económico sino ambicioso por el impacto que podría llegar a causar.

Debido a la pandemia, el cubrebocas ha pasado a ser un elemento esencial para protección ante el coronavirus, y con ello su uso se ha vuelto obligado lo que significa que a diario millones y millones de personas usamos ya sea un cubrebocas nuevo o lavamos el mismo por un tiempo para seguir utilizando.

Sin embargo, es también notorio que este artículo trae consigo ciertas consecuencias no muy favorables para el ambiente, sobre todo, y aunque ya existen cubrebocas de tela que pueden usarse en varias ocasiones, no es del todo la solución.

Y por esas razones es que Miguel Huerta, asesor en innovación, catedrático e investigador en ITESO, junto con un equipazo como él lo califica, trabajan en la creación de un cubrebocas que tome en cuenta los aspectos mencionados.

Se trata de un cubrebocas transparente con el que mencionan es posible ver desde la sonrisa hasta leer los labios, está diseñado también para ser utilizado infinidad de ocasione sin desgastarse o maltratarse o romperse como pasa en ocasiones con los que están hechos de tela, de igual manera el diseño contempla la ergonomía pensando en un artículo mucho más cómodo y práctico.

Foto de @MiguelHta (twitter)

Huerta asegura que este producto logrará ser tan eficiente como el cubrebocas N95 sólo que con sus características especiales ya que evitará el paso del 97% de las partículas y a la vez contemplando filtros antihumedad con la finalidad de que no se empañe el cubrebocas. 

Por ello también contarán con dos patentes para que las industrias hagan uso de este con el objetivo de reactivar pequeñas economías, según mencionó, pues el artículo está diseñado para que su precio unitario no rebase los $50.00. 

Son distintos puntos a favor que el proyecto trata de resaltar, como el tema ambiental, de salud, económico y la inclusión social, por ello es que se espera mucho de este nuevo producto, que de lograrse sería un producto orgullosamente creado y hecho en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: