En pleno siglo XXI ¿Seguimos viendo prácticas de discriminación hacia personas LGBTTTIQ?

A pesar de que el respeto, la igualdad de derechos y la protección hacia la propia vida deberían ser garantía para todo ser humano, existen personas aún en la actualidad que luchan a diario por no ser discriminadas ni agredidas, tal es el caso de las personas que conforman la comunidad LGBTTTIQ.

Parece que el principal problema ante todo esto es ¿por qué existen sentimientos de odio, rechazo, miedo o prejuicios ante la sexualidad de alguien más? Y es aún más grave, cuando esos sentimientos negativos son expresados y afectan de manera directa a las personas.

No es tema de hace cinco, ni diez ni veinte años, esta situación tiene ya una larga historia, desde hace mucho tiempo atrás se ha sabido que existen personas que tiene diferentes preferencias sexuales o una identidad de género distinta a las normalmente aceptadas en la sociedad y también se ha sabido que desde entonces la lucha por ser aceptados ha sido bastante difícil para ellos y ellas.

La homofobia, transfobia o bifobia, han existido desde hace ya un buen tiempo, a pesar de ser sentimientos que no deberían surgir de ninguna persona a otra, esto aún sigue sucediendo, afortunadamente, la misma sociedad ha ido avanzando, hoy en día se implementan más acciones que años atrás para proteger y ofrecer libertad y justicia a personas LGBTTTIQ.

Entre los últimos avances que han sucedido en México, a favor de la comunidad LGBTTIQ, ha sido, la posibilidad de contraer matrimonio entre dos personas indistintamente de su sexo, sin embargo, en este caso en específico, aún queda más por hacer pues no todos los estados de la república permiten un matrimonio igualitario.

O como otras cuestiones que están planteadas apenas como iniciativa, en cuestiones legales también, por esa razón, es que se proclamó desde hace treinta años, un día oficial a nivel internacional para concientizar a las personas sobre el trato que le damos a alguien más por el simple hecho de pensar o sentir distinto a uno mismo.

La dignidad humana es un derecho que se debe hacer valer en México y en cualquier parte del mundo, sin distinción alguna, cada persona en el mundo es distinta, a veces por como piensa, a veces por lo que siente, por lo que le gusta o le hace feliz.

Y es así como debemos aprender a vivir, aceptando la diversidad que nos rodea, procurando dejar atrás los prejuicios que por muchos años han vivido dentro de cada cabeza y aunque es difícil eliminarlos, no es imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: