¿Sabes cómo detectar la depresión en la infancia y adolescencia?

La salud mental es parte esencial de una vida plena y feliz, desde la infancia es necesario prestar atención a cualquier llamada de alerta que tenga relación con enfermedades psiquiátricas.

Hoy conmemoramos el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, fecha importante en cualquier parte del planeta, pues las enfermedades mentales no distinguen de lugares, culturas o clases sociales.

La depresión es una de aquellas enfermedades que muchas veces pasamos por alto, pensando que sólo están pasando un mal día o por un mal momento.

Si tienes menores de edad en casa, te sugerimos prestar atención al siguiente listado de manifestaciones que un niño,niña o adolescente puede presentar si padece depresión.

Sintomatología

Los síntomas que puede llegar a presentar un niño o adolescente con depresión se clasifican según su núcleo.

  1. El núcelo afectivo, de los más notorios tal vez, ya que es cuando la persona en depresión expresa sus emociones.

Lo hace a través del llanto, la frustración, pesimismo, irritabilidad, tendencia a sentirse incompetente o fracasado y se autocritíca o descalifica constantemente.

2. Núcleo cognitivo, es el entorno que afecta sus capacidades intelectuales principalmente, y por ende su desarrollo mental.

Esto se nota cuando muestran bajo rendimiento académico, problemas de concentración, se afecta su capacidad de comprensión, incluso aparecen lapsos de pérdida de memoria.

3. Los síntomas somáticos, que se muestran sobre todo a través del estado físico.

Como dolores de cabeza, de espalda, o cansancio, fatiga, somnolencia, igualmente pueden expresar temores y pérdida de apetito.

4. Finalmente otro ámbito afectado es el de la conducta, y estos son algunos de los cambios o alteraciones que presentan:

Aislamiento social, inadaptación, agresión, falta de comunicación, descuidan su arreglo y aseo personal, también muestran irresponsabilidad y pensamientos suicidas.

Es importante tomar en cuenta estos aspectos y estar al tanto en casa y también en la escuela y en cualquier otro entorno en el que los niños y los adolescentes se desarrollen.

Un tratamiento y atención adecuada es la única cura a una enfermedad como esta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: