La historia de mantequilla Gloria demuestra que el dinero no es lo más importante

Después de leer esto vas a enamorarte de mantequilla Gloria y se va a convertir en tu favorita.

Hace unos días se hizo viral algo que sí aportó a la comunidad digital: la historia de la mantequilla Gloria y la empresa que está detrás de este delicioso lácteo.

Todo empezó con un hilo en Twitter y derivó en una historia de esperanza: existen empresas interesadas por más objetivos que el dinero y eso es extraordinario.

La compañía se llama Cremería Americana y esta es su historia

Alberto Andrade puso su primera fábrica en Tacubaya en la CDMX y en los primero años hizo algo que ninguna empresa había hecho antes: pasteurizó la mantequilla creando dos marcas, La Camelia y La Competidora.

Tiempo después lanzó la mantequilla Gloria, un producto icónico en México por su antigüedad, imagen y calidad.

En los ochenta, Gloria era una de las mantequillas más populares, en el 2000 ya era la más popular en el mercado por creaciones como la mantequilla untable.

Sin embargo, Alberto no vio el éxito de su emprendimiento, ya que murió en 1952 dejando a cargo a su esposa Dolores Contreras, quien creó la Fundación de Asistencia Privada Alberto y Dolores Andrade, una institución que otorga becas a estudiantes destacados y que ha facilitado la formación de más de 3000 personas desde la primaria hasta el doctorado

Hasta ahora todo parece normal, una pareja emprende un negocio, les va muy bien y ponen una fundación, pero este es el secreto: la mayoría de las utilidades de Cremería Americana se destinan a la Fundación.

Después de la ola que se creó gracias al acertado tuit, la empresa lanzó un comunicado en el que menciona cuál es su misión: Generar recursos crecientes y sustentables a la Fundación ADA para impulsar la educación de la niñez mexicana.

Aunado a lo anterior, la cremería cuenta con certificaciones de responsabilidad social y sus productos han sido premiados por su calidad.

Una empresa auténtica, constante y con valores que no sólo están escritos en un papel, valores que se viven a diario, aunque representen sacrificios financieros. ¡Necesitamos más organizaciones así!

Ahora ya sabes qué mantequilla comprar cuando vayas a hacer un pastel…

Con información de Negocios Inteligentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑